Rubén Guerrero, la pintura más arquitectónica

Exposición en la Galería Rafael Ortiz

 

Jugar con la pintura. Es la propuesta del pintor Rubén Guerrero en la exposición ‘La réplica afectiva’, en la Galería Rafael Ortiz. Hasta el 4 de mayo.

El artista repite en el centro expositivo y presenta su segunda exposición individual, en la que la pintura es más un ejercicio de construcción y deconstrucción. No existe un estilo definido, sólo el que el espectador le quiera dar. La geometría es una constante en una muestra que se podrá ver hasta el próximo mes de mayo.

La réplica afectiva (estratégico y darwiniano)

st (segunda piramide) oleo s lienzo, 68 x 58 cm
‘Segunda pirámide’, pintura al óleo.

Del mismo modo que el juego de Arquímedes conocido como Stomachion se podía resolver de diversas formas sin alterar el resultado, Rubén Guerrero (Utrera, Sevilla, 1976) plantea, con ésta su segunda exposición individual en la galería Rafael Ortiz, la sospecha de que cada imagen contiene múltiples y distintas traducciones formales, entendiendo que cada una de ellas es igual de válida. Aceptando esta premisa, Guerrero plantea un ejercicio morfológico, estratégico y darwiniano en dirección contraria al habitual proceso de bocetaje, valiéndose en este caso de una obra final resultante para proponer, a continuación, distintas versiones del mismo motivo desde posicionamientos pictóricos muy alejados. De esta forma quedan en evidencia los modos de hacer y sus múltiples posibilidades miméticas y técnicas, renunciando de forma consciente y premeditada a la idea de estilo, tan relacionada con la pintura.

Se trata de obras precisas, estratificadas y reconcentradas, en las que la pintura es empleada casi como material de construcción. Para ello, el pintor se sirve, significativamente, de motivos arquitectónicos encontrados, fragmentos de superficies o relieves escultóricos donde se inscriben, como si de una intervención se tratara, figuras geométricas simples. Esto confiere a la obra un carácter dual y equívoco, propiciando una segunda lectura diferida que nos remite a la conocida serie Corrección perspectiva de Jan Dibbets.

image001Contraponiendo y, al mismo tiempo, combinando la abstracción más gestual con ejercicios figurativos de rigor extremo; oscilando entre lo analítico y lo sintético… Rubén Guerrero hace hincapié en el enfrentamiento entre distintas estrategias pictóricas o en cómo éstas interactúan, y no tanto en la naturaleza individual de cada una de ellas, proponiendo una reflexión holística, general, acerca de la pintura que asume como natural la disolución de las fronteras entre abstracción y figuración.

 

 

 

 

Galería Rafael Ortiz. Mármoles, 12

Exposición ‘La réplica afectiva’, de Rubén Guerrero

Inauguración: Martes 15 de marzo a las 20,30 horas

Del 15 de marzo al 4 de mayo de 2016

Horarios:  Lunes de 18,00 a 21,00 horas.
De Martes a Viernes, de  11,00 a 13,30 / 18,00 a  21,00 horas.
Sábados, de 11,00 a 13,30 horas.