Cuando el plástico se transforma en Arte

El galerista, Rafael Ortiz, expone una colección de piezas particulares con el plástico como protagonista. La muestra se puede ver hasta el 15 de julio en el Espacio Santa Clara.

Conjunto de interruptores de baquelita (1920-1950).

Rafael Ortiz sale de su zona de confort, su magnífica galería de arte en la calle Mármoles, para mostrar al público una colección de piezas particulares. ‘Baquelita Paradise. El material que nos hizo modernos’ es el título de una exposición comisariada por el propio Ortiz y Luis Martínez Montiel.

Esta muestra que se podrá ver hasta mediados de julio en el Espacio Santa Clara es parte de la colección “Baquelitas y otros plásticos” de Rafael Ortiz, una de las más complejas y desconocidas colecciones de Sevilla.

Comenzada hace casi veinte años, ha ido avanzando de forma tímida a medida que el conocimiento se hacía mayor. Porque para Rafael Ortiz coleccionar es una forma más de aprender.

Lo que empezó siendo una simple afición está en proceso de convertirse en una de las colecciones españolas más significativas de plásticos.

Del conocimiento de la más mediática baquelita nacieron las primeras piezas de la colección, para después ir adentrándose en aquellas otras tipologías de plásticos.

Rafael Ortiz se inició en esta particular colección cuando todavía las compras en subastas on line no eran habituales. La paciente búsqueda en mercadillos de toda España y en algunos otros países fue su recurso más habitual.

El tiempo y el aprendizaje sobre materiales, objetos y diseñadores, le han ido afinando el ojo y centrando cada vez más sus intereses; o al menos haciéndolo consciente de las diversas ramas en las que su colección de objetos se estaba diversificando.

Poco a poco y con controlada paciencia, ha ido encontrando piezas tan deseadas como las exquisitas lámparas Polaroid diseñadas por Otto Wolff o Walter Dorwin Teague, la sofisticada cámara fotográfica Purma diseñada por Raymond Loewy o las fantásticas The master incolor cocktail shaker.

Sin embargo, no han sido las grandes piezas su único objetivo, pues en más de una ocasión hemos visto cómo se centraba en las creaciones de un autor hasta conseguir prácticamente toda la producción conocida.

Especial mención se debe hacer en ese sentido a su gran selección de piezas de Eduardo Fornells. El creador de algunas de las cajas más bellas del mercado está muy bien representado en esta exposición gracias a la perseverancia y fijación. Lo mismo ha ocurrido con algunos materiales más concretos, donde la obsesión le ha hecho conseguir las más significativas muestras.

Lámpara. Modelo 100. Año 1930.

Existe en esta colección una variedad muy considerable de piezas de “Ebena”, la marca de la fábrica belga que apenas produjo piezas entre 1921 y 1931.

Por completar su sistema de coleccionar, se debe decir que Rafael Ortiz en muchos momentos ha ido dirigiendo y diversificando su colección en función de ir formando conjuntos tipológicos notables que poco a poco se iban completando.

Sus materiales de escritorio, entre los que se encuentran piezas del set diseñado por John Dickinson entre 1948 y 1951, el conjunto de material bélico, su sección de cámaras fotográficas, de piezas de carácter audiovisual o de artículos para el fumador, sorprenden junto a sus colecciones de menaje del hogar, joyería o juguetes.

Su catalogación se inició ya hace unos años y poco a poco avanza incorporando cada vez más nombres de diseñadores, autores, dataciones, clasificaciones de materias y todo un sinfín de datos que van engrosando, y abriendo nuevos campos en la colección.

“Baquelitas y otros plásticos. Colección Rafael Ortiz” se ha convertido en todo un referente para coleccionistas particulares y museos, con los que a veces compite y gana por la calidad de sus piezas.

Se trata de un universo en plástico que ha sido paciente pero insistentemente seleccionado, perseguido, encontrado e incorporado para obtener una amplia visión de lo que es la historia más contemporánea de la sociedad,.

Una exposición que se ajusta a lo que en su momento significó la irrupción del plástico en las vidas de todos y de los que en su momento intuyeron en este material la posibilidad de hacer de la utopía una realidad.

Exposición ‘Baquelita Paradise. El material que nos hizo modernos’

Del 17 de mayo al 15 de julio de 2018

Espacio Santa Clara