En Interestelar, la música venció a la tormenta

INTERESTELAR SEVILLA FINALIZA SU TERCERA EDICIÓN CON UN RÉCORD ESPACIAL DE MÁS DE 22.000 VISITANTES, A PESAR DE QUE LA LLUVIA QUISO AGUAR LA FIESTA EN LA ÚLTIMA JORNADA.

Festival Interestelar Sevilla 2018

Testigo directo: Fernando Chacón / Fotos: Víctor Blue Photography

Ganaron la música y el púbico. A pesar de la tromba de agua que cayó el pasado sábado, nadie abandonó el espléndido recinto de Interestelar Sevilla, que vio como su verde pradera se embarraba en segundos.

Un festival de música que con tan sólo tres ediciones ya ha colocado su marca en el mapa de los mejores de este país.

La segunda jornada fue para los héroes: el público. Ellos fueron los grandes protagonistas; los triunfadores frente a la incómoda lluvia; un acompañante no invitado a la fiesta. Pero se hicieron fuertes por la música.

Cuando el curtido, por lo de cántabro, Ángel Stanich tocaba en el escenario Negrita, cayó un aguacero que hizo retroceder a muchos hasta la gigantesca carpa metálica instalada por la organización. Un gran acierto, que sirvió para capear el temporal. Unos dieron marcha atrás, pero otros valientes se quedaron. Ataviados con chubasqueros de plástico o paraguas siguieron el atronador directo de Stanich; uno de esos ‘indies’ quien, seguramente, se preguntaría si esos ‘locos’ eran del Norte o del Sur. Lo cierto es que la música siguió sonando…

Y así del escenario Negrita al de Cruzcampo, y viceversa. El Kanka y Full dieron sus respectivos conciertos viendo como la gente se mojaba, pero de allí no se iba nadie.

‘Qué bello es vivir’, pensaría el músico malagueño que llegaba a Interestelar para presentar su último disco, ‘El Arte de Saltar’. Su concierto es de los que le alegran la vida al personal, llueva o truene. ‘Canela en Rama’; ‘Lo mal que estoy…’; ‘Sí que puedes’; y ‘Andalucía’ sonaron para deleite de todos. Es un grito de optimismo.

Volvemos al ‘Negrita’ donde nos encontramos a un señor que no necesita presentación. Kiko Veneno, un clásico. Un superviviente de la música, todavía en activo. Otro artista que, al igual que El Kanka, genera buen rollo cuando lo ves en un escenario. Así, la lluvia sólo es agua que cae.

Desde ‘Echo de menos’; ‘Lobo López’; ‘Joselito’… hasta llegar a ‘En un Mercedes blanco’, y provocar la sonrisa y la admiración de los presentes.

A esas alturas de la tarde, la tormenta ya era lo de menos. Seguían los paraguas frente a los escenarios… Y aparecieron los sevillanos Full. Éstos ya no son unos desconocidos que tocaban ante una docena de personas en una sala de conciertos, hace cuatro años. Ahora lo hacen donde un ratito después saldrían Lori Meyers. Palabras mayores…

Javi, el vocalista, sabe cómo atraer a las masas. Su voz y la energía del directo del resto de la banda convirtieron en una anécdota la lluvia incesante que no paró durante su hora de concierto. Hicieron vibrar a los héroes de aquella tarde, que a esas horas ya estaban calados hasta los huesos. Pero la música los mantenía secos.

Con un repertorio de grandes canciones, mantuvo en alerta a sus fans y a todos los que no se movían ni para ir al baño.

Full genera electricidad en unos cuerpos deseosos de energía, a falta de sol. ‘Quienes somos realmente’; ¿quién se resiste a no bailar con esta canción?  ‘Distintos’; ‘Otra vez’; ‘Aullando’; ‘Alabama’; ‘Mejor opción’ formaron parte de su espectáculo, al que se sumó Miguel Rivera, vocalista de Maga, e inseparable de los Full. Conciertazo. Una voz, la de Javi, y unas guitarras que ofrecen uno de los mejores directos que hoy se pueden ver.

Mientras la noche y la luna hacían su acto de presencia, salió Coque Malla. Elegante. Un músico hecho a su imagen y semejanza, que tras su ‘rebelde’ e inolvidable etapa con Los Ronaldos, ha andado su propio camino y ha dejado canciones maravillosas. Por encima de todas, ‘No puedo vivir sin ti’. Un himno, una melodía y una letra que cala más que la lluvia. Te toca la fibra.

Mientras en el escenario contrario, el Cruzcampo, ya se estaba llenando de gente esperando a los ‘Lori’, de repente el gran Coque sacó a Annie B. Sweet para aportar su dulce voz al espectáculo. Un momentazo, coreado por todos los que ocupaban ambos escenarios. Impresionante. Grande. El ex de los Ronaldos sabe lo que le gusta a la gente y después de poner los vellos de punta con ‘Me dejó marchar’, trajo indirectamente hasta Interestelar al gran Iván Ferreiro, del que sacó sus ‘Años 80’.

El propio cantante ha dicho en su cuenta de Twitter:

Lori Meyers

Había dejado de llover, ¡por fin! Pasadas las 22,30 de la noche, llegó el concierto más esperado del festival. Eran el cabeza de cartel y llegaban a Sevilla para presentar nuevo disco: ‘En la espiral’.

Había una gran expectación desde una hora antes. No se cabía. Tras una especie de malla gigante de hierro, aparecieron Nono y los suyos. Lori Meyers en el escenario Cruzcampo. Éxtasis total.

Posiblemente la mejor puesta en escena de las tres ediciones de Interestelar y de las que se pueda ver hoy día. Con permiso de Vetusta Morla, a los que ya disfrutamos en el Auditorio Rocío Jurado el pasado 5 de mayo.

Delante de mí tenía a una chica joven que saltaba hasta con las canciones más lentas. Y es que después de tantas inclemencias meteorológicas, la gente tenía ganas de darlo todo. Y así fue.

La banda granadína es un referente en la música más independiente en este país. Son un grupo de culto. Llevaban varios años sin sacar un disco y ‘En la espiral’ los ha resucitado para los conciertos. Estamos de enhorabuena. Recomiendo a todo el mundo que vaya a verlos en directo. Es un subidón indescriptible.

Durante una hora mezclaron canciones del nuevo disco, tales como ‘Evolución’; ‘Siempre brilla el sol’; ‘Todo lo que dicen de ti’; ‘Pierdo el control’; ‘Organizaciones peligrosas’; ‘Océanos’; ‘1981’; ‘Eternidad’, hasta las más esperadas y las que provocaron la locura entre las más de 10.000 personas que abarrotaban el espacio. Y así sonaron ‘Los Lori’ de siempre con ‘Planilandia’; ‘El tiempo pasará’; ‘Alta fidelidad’; ‘Luces de Neón’; ‘Zona de confort’;  ‘Luciérnagas y mariposas’; para rematar y formar la mundial con ‘Emborracharme’ y ‘Mi realidad’.

Nono se había dejado, literalmente, la voz, y tuvo que cederla a un coro que estaba a muerte con ellos. Son como una religión. Muchos se sienten identificados con las letras de sus canciones, como un reflejo de sus vidas.

Pero aquí no acabó un sábado de música para recordar.

Tras Lori Meyers, nos fuimos como pudimos hasta el ‘Negrita’. Era difícil desplazarse…

Allí esperaban los barceloneses Dorian para dar continuidad a la gran noche Interestelar. Había que tener mucha resistencia a esas alturas… La música electrónica sonaba con ‘A cualquier otra parte’; ‘La tormenta de arena’; ‘Hasta que caiga el sol’; ‘Los amigos que perdí’... Dorian son un fijo en los carteles de todos los festivales de música en este país y eso no es fruto de la casualidad.

Todo esto y mucho más dio de sí la última jornada…

Pero es que Interestelar había comenzado el día anterior. Nos retrotraemos al viernes 18. Ahí comenzó la fiesta de la música, y el tiempo se sumó esta vez.

Llegados hasta aquí, muchos estaréis ya cansados de leer esta crónica así que no alargaré mucho más.

Empezamos por los sevillanos Niños mutantes. Pero qué buenos son y qué bien suena este grupo. ‘Errante’ es una canción fantástica, tanto por su letra como por su música. ‘No puedo más contigo’ no le va a la zaga… ‘Naúfragos’ fue otro de los temas que sonaron en un concierto para destacar.

No nos podemos olvidar de otro grupo que tocaba en casa. De Sevilla son los SFDK, un referente en el hip-hop. Presentaban nuevo disco en su tierra y no defraudaron. Lo dieron todo.

Elefantes, Juanito Makandé, La Casa Azul y así hasta casi 50 grupos que se repartieron por los tres escenarios principales del festival.

Por cierto que en J&B hubo conciertos magníficos durante los dos días.

Casi por aclamación popular, uno de los que más gustó fue el de Ruffus T. Firelly. Para muchos, el mejor directo del festival. Otros ven al cuarteto de Aranjuez (Madrid) como la mejor banda indie desde Los Planetas, a los que ya pudimos ver hace un año en el escenario Negrita.

La banda que lideran Víctor Cabezuelo y Julia Martín Maestro presenta un sonido envolvente y sofisticado; rozando la perfección. Pese a su juventud -se formaron en 2006- son considerados ya, tanto por el público como por la crítica, un grupo de culto dentro de la música más independiente. En Interestelar, enamoraron a los que se acercaron a verlos al ‘J&B’.

Tambíen hay que destacar en este escenario ‘secundario’ un grupo que merece estar en el ‘Negrita’ o ‘Cruzcampo’. El Imperio del Perro tiene un directo brutal y la voz de su cantante, Diego Cabeza, es de las que hay que tener muy en cuenta. Lo dan todo en sus conciertos y el público lo agradece.

Honores también aquí para los gaditanos Turmalina. La banda que lidera la poderosa voz y la energía de su vocalista, Ángeles Jiménez, presentaban su segundo disco, ‘Vértigo y Victoria’. Todavía son un grupo emergente, pero les queda poco para dejar de serlo. Tiempo…

Acabamos mencionando lo que también se pudo vivir en la Carpa Obbio, hasta los botes en ambos días. Podríamos decir que era como un escenario principal. Una gran discoteca circular. Los DJs ‘La Rubia Pincha’ y ‘Piripiripiri’ revolucionaron al personal.

Interestelar Sevilla ha escrito la tercera página de su historia batiendo todos los récords. Más de 22.000 personas acudieron y ocuparon la fabulosa pradera del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Un espacio único donde se mezclan la música y el patrimonio histórico.

Un lugar donde miles de almas disfrutaron de un cartel variopinto, y donde la música y el público vencieron por goleada a la tormenta.

Antes de acabar, algunos protestaron por los precios de las cervezas… Dicho queda.

Gracias a Interestelar Sevilla por este fabuloso viaje por la música. ¡Hasta la próxima misión!