El Barbero de Sevilla cantado en la calle

Ópera / Celebración del Bicentenario de El Barbero de Sevilla

 

El pasado sábado 20 de febrero se cumplieron 200 años desde que el compositor italiano, Gioachino Rossini, dejara el nombre de Sevilla en la historia de la música. Una de sus óperas más conocidas, ‘El Barbero de Sevilla’, celebra en este 2016 su Bicentenario. Para recordar tal efeméride y en el mismo día de su aniversario, el ayuntamiento de la ciudad ha sacado a la calle esta obra universal, con una representación de sus piezas más conocidas. Nuestra colaboradora en temas de Ópera, quien vivió en persona la singular experiencia, echa en falta que «iniciativas tan acertadas» no alcancen una mayor difusión. 

Por Nerea Liza Ríos

En 1816, es decir, hace exactamente doscientos años, Gioachino Rossini compuso una de las obras cumbre de toda la Historia de la Música: «El barbero de Sevilla«, una ópera de musicalidad maravillosa y alegre. Escuchamos sus notas pegadizas en películas, en anuncios… y hace que nuestra ciudad esté presente de forma constante en los escenarios de todo el mundo.

el barbero de Sevilla
Pasaje de una de las escenas de ‘El Barbero de Sevilla’.

Incluso un aficionado no muy experto sería capaz de mencionar varias obras con escenario en la capital hispalense: «El barbero de Sevilla«, que lleva el nombre de la ciudad en su mismo título, «Carmen«, «Don Giovanni« -que trata, por supuesto, del mito universal de Don Juan- o «La forza del destino«. Todas ellas siguen representándose en la actualidad en los mejores escenarios del mundo, y están dentro del repertorio de los cantantes más famosos.

En el año 2012, los investigadores Ramón María Serrera y Andrés Moreno Mengívar contabilizaron ¡153 óperas con escenario en Sevilla!, como publicaron en su libro «Sevilla. Ciudad de 150 Óperas».

Pero es indudable que «El barbero de Sevilla», de Gioacchino Rossini, es la estrella más brillante entre todas las óperas que se desarrollan en la ciudad. Porque lleva el nombre de Sevilla en su mismo título, porque todos conocemos algún pasaje, porque es una ópera fácil de escuchar, no sólo alegre, sino divertida…

¡Qué acierto ha tenido Sevilla al conmemorar su bicentenario! ¡Qué menos que agradecerle esta promoción continua y gratuita!

La celebración comenzó este sábado por la mañana con un concierto abierto al público en la Plaza Nueva, en torno a la estatua de San Fernando. La mañana espléndida, soleada y tibia, se sumó a la fiesta, y el público, como siempre en Sevilla, no falló. A los aficionados les entusiasmó encontrar confundido entre el público al mítico barítono Leo Nucci, aplaudiendo como el que más, para emoción de los cantantes.

El Coro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza interpretó unas pinceladas musicales de la obra. Los presentaba el mismísimo Fígaro (un actor, por supuesto), que se encargaba de explicar el argumento y todos los detalles necesarios para que el público entendiera los pasajes que cantaban el coro y los solistas.

La representación fue tan entretenida que a todos nos costó marcharnos. Pero había que hacerlo: inmediatamente después de este pequeño concierto, el público y los solistas recorrieron el Centro en una ruta llena de encanto con paradas en lugares tan evocadores como la Plaza de Alfaro, asomados a los Jardines de Murillo, o el Arquillo de la Plata, donde soprano, bajo y barítono nos hicieron disfrutar con algunas de las piezas más famosas del mundo de la ópera.

En cada uno de estos puntos, uno de los solistas cantaba un aria. No se puede pedir más: un escenario mágico redondeado con los cantantes vestidos de época, un intérprete entregado cantando entre el público arias archiconocidas que todos podemos tararear.

Hace ya unos años que Sevilla se promociona como «Ciudad de la ópera«, en una iniciativa desde mi punto de vista muy acertada, buscando atraer a un turista cultural de alto nivel. La conmemoración del Bicentenario del Barbero de Sevilla se enmarca dentro de esta promoción. La ruta que tuvimos el placer de disfrutar, también. Esta iniciativa pone en valor el fuerte vínculo que existe entre la capital hispalense, su historia y producciones líricas tan universales como El Barbero, Carmen o Don Giovanni, que toman Sevilla como escenario.

Todo empezó en la misma Plaza Nueva, en el Arquillo del Ayuntamiento, donde el barítono Vicente Montañana interpretó la cavatina «Largo al factotum«, que seguramente es el aria más famosa del mundo: esa que el público en general conoce como «Fígaro, Fígaro«. De allí, todos nos trasladamos a la Plaza de Refinadores, donde el mismo barítono interpretó «Madamina«, de Don Giovanni de Mozart (que, claro está, también se desarrolla en Sevilla).

00_Susana Casas
La soprano sevillana, Susana Casas, durante su actuación en los Jardines de Murillo.

En la Plaza de Alfaro, en un balcón abierto a los Jardines de Murillo, Susana Casas nos deleitó con un pasaje igualmente famoso. Un público de todas las edades la rodeada entusiasmado mientras ella interpretaba «Una voce poco fa» de «El barbero…». Susana (conocida por su seudónimo de Aurora Amores)es una soprano sevillana con una voz hermosa y potente que concilia los musicales con la ópera tradicional. Tal vez por eso pudo regalarnos una brillante actuación.

El paseo por el barrio de Santa Cruz nos llevó hasta el Postigo de Abdelaziz (o Arquillo de la Plata), donde el bajo Francisco Oliva cantó otro pasaje del Barbero: «La Calumnia«.

La ruta se remató con nuevas escenas: Vicente Montañana (en la foto de portada) cantó la archiconocida canción del toreador «Votre Toast» de Carmen de Bizet en la Plaza del Cabildo entre los bravos del público y culminó en la Puerta del Príncipe de la Maestranza con las últimas interpretaciones de Montañana y Casas, a punto de alcanzar las tres de la tarde.

Qué maravillosa iniciativa. Maravillosa por la idea y por la actuación, por la entrega del público y de los intérpretes. Sólo puedo poner una pega: lo poco que vendemos Sevilla los sevillanos ¿Cómo es posible que un regalo así no esté en todas las televisiones, abriendo página cultural en las noticias del sábado?

Los intérpretes:

Rossina: Susana Casas (soprano)
Almaviva: José Mª García (Tenor)
Don Basilio: Paco Oliva (Bajo)
Fígaro: Juan Carrillo (actor)
Coro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza
Director del coro: Mº Íñigo Sampil
Piano: Natalia Kuchaeva