Flores que esconden crímenes

IMG_20150616_204719975FB_IMG_1438077481701Entrevista a Silvia G. Coillard, autora de ‘Flores para las ánimas’

«Se escribe por un afán comercial y los best seller nos hacen daño a los escritores noveles»

Sinopsis

Un asesino en serie inteligente, estratega y que mata por placer. Un policía, obsesionado en atraparle. Un periodista de pluma fina, sagaz y tan inteligente como el propio criminal. Y una florista que, sin saberlo, es cómplice indirecta de los crímenes. Todos ellos forman parte de un cuadro que se sitúa en el París de principios de siglo. Un escenario muy bien descrito por la sevillana Silvia G. Coillard, cuya ascendencia francesa, le ha servido para retratar con fidelidad lugares de la capital de Francia. ‘Flores para las ánimas’ cuenta con un despiadado asesino -apodado ‘Robespierre’- que bien podría seguir los pasos de un Jack ‘El Destripador’, pero a la francesa. Asesinatos envueltos en flores. Una original mezcla que sale de la imaginación de su autora y del conocimiento exhaustivo del lenguaje de estas plantas. Y todo combinado da como resultado un libro muy descriptivo, repleto de simbolismos y que te atrapa desde la primera línea.

 

¿Qué relación tienen las flores con crímenes y un asesino múltiple? La escritora Silvia G. Coillard (Sevilla, 1978), nos desvela el misterio con su primera novela ‘Flores para las ánimas’, editado por Trisquel EdicIones. Una apasionante y vertiginosa historia en la que las flores siempre tienen un significado para todos sus protagonistas y, a su vez, un papel esencial en el desarrollo de los acontecimientos. Un libro en el que el lenguaje, cuidado, se hace notar en cada una de sus páginas. Una trama que mantiene al lector expectante, de principio a fin. Las 2 Sevillas abre este espacio de entrevistas con su autora, Silvia G. Coillard.

IMG_20150616_203958754

Las 2 Sevillas (L2S): Es usted una escritora novel y se ha enfrentado por primera vez a la aventura de escribir y publicar un libro. Cuéntenos, ¿cómo ha sido este proceso?

Silvia G. Coillard (SC): Ha sido muy emocionante y, al mismo tiempo, inesperado. Hasta que no me animaron desde mi entorno más cercano, no elegí una editorial. Me atrapó su nombre… Les envié el manuscrito y me llamaron con muy buenas noticias. Querían publicar mi historia. No es el primer libro que escribo, pero sí el primero que sale a la luz. Es una sensación que te llena por completo. Algo muy gratificante.

IMG_20150616_204853822L2S: ¿Y con qué dificultades se encuentra un escritor que publica por primera vez. Le ha resultado fácil o difícil sacar su libro en Sevilla?

SC: En mi caso, ha sido fácil porque la editorial me lo ha puesto fácil. Ninguna ciudad es fácil para publicar un libro, porque las editoriales están saturadas de manuscritos. Se escribe por un afán comercial y, en mi opinión, los best seller nos han hecho daño a los escritores que empezamos. El producto está enfocado a la venta. Se escriben libros muy comerciales, que dejan al margen el aprendizaje y la Literatura. Las editoriales deberían responsabilizarse y promocionar arte, y calidad. Deberían ejercer como mecenas. Ahora todo el mundo escribe con el fin de publicar y vender. Antes, cuando alguien iba a leer un libro, esperaba aprender algo de el. Ahora, cuenta más que el libro se venda.

L2S: Utiliza un lenguaje muy cuidado, mezclando al mismo tiempo prosa y verso. Sin embargo, se sigue muy bien la lectura. ¿Se considera una escritora a la antigua usanza?

SC: Desde Trisquel me comentaron que utilizaba en el libro un lenguaje lleno de simbolismos. Considero que es un lenguaje adecuado para esos personajes. Me gusta experimentar y probar con el lenguaje. De un libro me llena la historia y prenderme de un lenguaje completo. Para mí es un personaje más del libro. Pero lo que me caracteriza como escritora es la versatilidad. No tiene nada que ver ‘Flores…’ que ‘El cenicero’, una historia de novela negra, que está escrito, pero no publicado. Tengo tendencia a disfrutar con las palabras, pero para mí la versatilidad es imprescindible.

L2S: Demuestra un gran conocimiento del signficado de las flores y mezcla ese lenguaje con crímenes, con asesinatos. ¿Por qué establece este vínculo?

SC: La belleza cálida de las flores se abraza con la belleza fría de la muerte. Se tocan. El título iba a ser ‘Flores para Luzbell, el nombre de la florista del libro… Sin embargo, para evitar malos entendidos con la traducción de Luzbell como Lucifer, el Diablo, decidí cambiar. Pero las verdaderas protagonistas del libro son las ánimas, a las que se les arrebata la vida regalándoles flores. Por cada crimen, el ejecutor irá regalándole flores a sus víctimas para llegar con mensajes a sus perseguidores. Las ánimas, las almas de los muertos, debían aparecer junto a las flores. Son el legado del escritor.

L2S: Lo hablábamos antes… ‘Flores para las ánimas’ es un libro con mucho simbolismo…IMG_20150616_204006773

SC: Sí, lo es. Se trata de una forma de conectar con el lector. Establecer un lenguaje íntimo entre ambos y no dejarlo a parte, alejado como espectador.

L2S: ¿Y por qué le atrae tanto la temática de la muerte?

SC: Para mí es un concepto romántico. Es algo misterioso y evocador; no tanto con lo que hay detrás de la muerte. De cómo los vivos ven la muerte de una forma romántica, que va más allá de lo que el autor pueda pensar o no sobre ella.

 

Entrevista: Fernando Chacón

Para saber más de Silvia G. Coillard