Hombres G y Seguridad Social reviven los 80′

0
151
Hombres G en Icónica Sevilla Fest
Hombres G lo dio todo sobre el escenario del Icónica Sevilla Fest, anoche, en la Plaza de España. Foto: Manuel Gómez.
1. David Summers, el alma de Hombres G
2. Canciones de nuestra vida
3. Seguridad Social: 40 años de rock

Redacción: Fernando Chacón Frías

Expo'92 en Icónica Sevilla Fest
El holograma de la Expo’92, sobreimpresionado sobre la fachada de la Plaza de España. Foto: Las 2 sevillas.

La banda madrileña Hombres G y la valenciana Seguridad Social removieron emociones y sentimientos pasados en dos soberbios conciertos en la Plaza de España, que llevaron al éxtasis a 10.000 personas. Fueron ‘directos’ históricos por lo que suponía coincidir en un mismo escenario y en una misma noche dos de los grupos más icónicos de los años 80 en la música española. Y a ello se sumaba que ambas bandas volvían tres décadas más tarde a tocar en Sevilla al igual que lo hicieran durante la Exposición Universal de 1992 en la legendaria e inolvidable Plaza Sony. Se reunían todos los ingredientes para que, como reza la canción de los Hombres G, todos lo pasáramos muy bien; como así fue.

Hombres G en Icónica Sevilla Fest
Hombres G, en un momento de la actuación en la Plaza de España. Foto: Manuel Gómez.

Por orden cronológico, los primeros en subir al escenario fueron Seguridad Social; y a esa hora, las 20:30, la Plaza de España presentaba ya un casi lleno. Había seguidores y nostálgicos de ambas bandas. Se notaba en el ambiente, en las caras (muchas barbas y pelos canosos), en la alegría y en casi la histeria.

Aunque la banda valenciana fue la primera en subir al escenario de la Plaza de España, comienzo esta crónica por el concierto de Hombres G. Para los que pensaran que iban a tocar unos ‘viejunos’ acabados que tuvieron su época de gloria, estaban muy equivocados. David (Summers) sigue cantando exactamente igual, y sus ‘amigos’ Rafa Gutiérrez, Javier Molina y Daniel Mezquita están más que en forma. Y a ellos sumamos las fantásticas aportaciones de Juanito ‘el piscinas’ (Juan Muro), al saxo; y Jason Paradise, con los sintetizadores. Fantástico, parafraseando al gran Santi Balmes, al que no hace mucho tuve tiempo de disfrutar en el Cala Mijas Fest.

David Summers, el alma de Hombres G 

David Summers en Icónica Sevilla Fest
David Summers, vocalista y bajo de Hombres G, tocando en Icónica Sevilla Fest. Foto: Manuel Gómez.

De entre los componentes de la legendaria banda de la ‘Movida’ madrileña, el concierto de anoche en Sevilla era más que especial para el vocalista y bajista David Summers: «Aquí nació mi padre y es donde viven mi madre y mis hermanos. Es un placer increíble, y un sueño venir y tocar en la Plaza de España». Estruendo y ovación cerrada. Y a partir de ahí y hasta el final del espectáculo, la locura se apoderó de un público que se tenía que frotar los ojos para ver que, sí, allí estaban Hombres G. 

¿Y cuál es la mejor forma de comenzar una noche y un concierto? Hay que reconocer que los madrileños parten con ventaja en este sentido con respecto a los valencianos, porque tienen una canción que se titula «Voy a pasármelo bien». Y eso es ya una declaración de intenciones. Claro que los fans de Seguridad Social, y con razón, dirán: ¿Y «Chiquilla»? Posiblemente esta última sea una de las canciones que más hemos cantado, bailado y con la que más lo hemos dado todo en nuestra juventud

La gente en la Plaza de España había venido a pasárselo no bien, sino muy bien. Y Hombres G lo sabía y dio al público lo que éste reclamaba: un puñado de canciones con las que rememoras una vida y muchas de ellas auténticos himnos de la música española. Así que después del arranque con la mencionada ‘Voy a pasármelo bien’ (que coincide con la película que rinde homenaje al cuarteto), David -la misma voz y la misma energía que cuando empezó, pero con las lógicas canas a su edad- siguió la fiesta con ‘El ataque de las chicas cocodrilo’; ‘Chico tienes que cuidarte’; ‘Si no te tengo aquí’, provocando ya auténticos delirios entre ellas. Claro que nosotros (quién lo va a negar) hemos crecido con esas canciones. Era mucho más que un concierto. Era como un reencuentro con tus amigos cuando salías por los bares los fines de semana. A mí, al menos, me recordó a eso. Y tengo la inmensa suerte de haber vivido mucho en aquellos maravillosos años, de igual nombre que la serie más icónica y que más nos marcó a nosotros. Todos éramos Kevin Arnold. Y, por supuesto, aquella canción de cabecera del gran Joe Cocker: With a Little Help from My FriendsQué tiempos…

Y después de esta vuelta al pasado, regresemos a anoche. Si la música sonaba como en los 80′, la tecnología nos permitió ver imágenes repletas de emotividad que aparecían en la pantalla principal. Uno no sabía si mirar al escenario, a las (pantallas) laterales donde ellas podían ver mucho mejor a David (conviene recordar que las nenas estaban locas por Summers), o esos viejos recuerdos proyectados. Personalmente, yo lo miraba todo, pero fue especial verles en el bar Rowland donde todo comenzó para el grupo madrileño, mientras David y sus ‘amigos’ tocaban ‘La esquina de Rowland’, un tributo a ese lugar tan emblemático para ellos. En aquel momento, yo me veía con mis amigos en el bar de la esquina de la Plaza del Lápiz, en el ‘Ferrari’, o en el ‘Canasta’. Todo en el barrio de Los Remedios, donde transcurrieron las grandes noches y fines de semana de mi juventud. 

Canciones de nuestra vida

Anoche, la música nos servía para situarnos en sitios concretos donde vivimos muchas cosas. Hombres G siguió a lo suyo sin descanso. Es lo que se pedía, porque la gente no paraba de cantar, bailar y saltar. Sin embargo, David Summers rompió una noche de luna llena entre nubes, romántica a más no poder, para soltar un ‘Te quiero’ y comprobar todos la sensibilidad que tenía este chico a la hora de componer sus canciones. Sencillamente, maravilloso. Y después de emocionar, tocaron un clásico tras otro: ‘Indiana’; ‘Nassau’; ‘Suéltate el pelo’; ‘Bar’, y ‘Marta tiene un marcapasos’. Y David volvió a hacerlo: cuando no nos habíamos recuperado del subidón, interpretó un ‘Temblando’, que nos dejó tal cual. 

La noche con Hombres G acabó como tenía que acabar: con una memorable introducción del gran Javier Molina de ‘Venezia’, coreada y cantada por todos; y con la legendaria ‘Sufre mamón’ (probablemente el himno del grupo) se puso fin a una noche para el recuerdo, y poder decir aquello de… «Sí, yo estuve allí… 30 años después».

Seguridad Social: 40 años de rock

Seguridad Social en Icónica Sevilla Fest
El cantante de Seguridad Social, José Manuel Casañ, en plena actuación en la Plaza de España. Foto: Manuel Gómez.

Y si memorable fue la actuación de Hombres G, quienes le abrieron paso un ratito antes no se quedaron atrás. La banda valenciana liderada por el carismático José Manuel Casañ (dificilíto de pronunciar) ofreció un gran recital. Seguridad Social también cuenta con un repertorio de canciones que hemos cantado y bailado en muchas ocasiones en los mágicos 80′. Además el grupo celebraba su 40 aniversario en la música como bien se hacía ver en la pantalla gigante principal. Un respeto. Cuatro décadas de aquel ‘Konsspiración’, su primera maqueta y la palanca de una carrera musical llena de éxitos.

Arrancaron con ‘La camisa de once varas’ y siguieron con las exitosas ‘Mi rumba tarumba’ y ‘Sólo tú’. Y después del clásico ‘Acuarela’, se vinieron arriba para interpretar ‘Ritmo’; ‘Acción’ hasta provocar uno de los momentos de mayor éxtasis de toda la noche cuando José Manuel gritó: ¡Chiquilla!. ¿Hay canciones más cantadas y bailadas que ésta en la música española? Fue una verdadera locura. Claro que la cosa no acabó ahí y siguieron con ‘Comerranas’ y ‘Gilipollas’, para despedir con un homenaje a un valenciano -como ellos- universal, el inigualable Nino Bravo y ‘Un beso y una flor’, la canción más cantada en los karaokes de toda España.

Hombres G y Seguridad Social juntos en la misma noche y sobre el mismo escenario. 30 años de canciones de nuestras vidas que se vinieron de golpe una detrás de otra, en forma de recuerdos. Otro acierto de Icónica por traerlos y juntarlos de nuevo después de aquella icónica, mágica e inolvidable Expo’92 que, sobre todo para los sevillanos, supuso mucho más que una exposición universal. Anoche, la soberbia Plaza de España nos hizo recordar la inolvidable Plaza Sony, que tanto y tanto nos dio.  

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí